Testimonio vocacional

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

“Hasta que Cristo,se forme en mí”Gal. 4;19.

Hola soy Rocío,  postulante de las “Hijas de San Pablo” o Hnas. Paulinas. Pero la verdad en mi vida jamás imagine ser Paulina; desde pequeña soñaba con ser deportista, viajar por el mundo, competir a nivel mundial, etc. Por lo que fui preparándome a lo largo de mi vida.

Cuando tenía 18 años, comencé a conocer a un tal “Jesús” y Él fue enamorando mi corazón, de tal manera que llegué a un punto que dejaba de entrenar por ir a encuentros, comenzaba a asistir a misa diariamente y las visitas al Santísimo comenzaban a ser fundamentales para mí. Todo por lo que antes luchaba, comenzaba a no ser suficiente, los trofeos y los aplausos no llenaban mi corazón, los viajes y competencias ya no bastaban, siempre faltaba algo en mí. También estudiaba, llevaba un noviazgo de casi cuatro años, tenía un trabajo estable, casa propia… pero nada, nada de eso llenaba más mi corazón que una hora de Visita al Santísimo Sacramento.

Luego de hacer acompañamiento con una Hna.  de mi ciudad y al no identificarme con su carisma, me sentí muy decepcionada, muy triste. Pero esta hermana me alentó a conocer otras congregaciones, dejando que sea Dios quien guié. Así fue que llegué a la casa de las Hnas.  Paulinas.

El día que entre en la comunidad, al ver al sagrario, tuve un sensación muy extraña y bonita a la vez,  en ese momento supe que algo había cambiado, mi corazón realmente explotaba de amor, y yo intentaba conservar la calma. Cuando la hermana me  presento  la congregación y me dijo que eran “misioneras” presentes en más de 50 países, sentí en mí como el Sueño de Dios se fue mezclando con el mío. Y con ese primer impulso, más luchas, miedos, alguna que otra lágrima y un corazón en paz, hoy llegué a Brasil donde estoy viviendo la  etapa del Postulantado, con mucha alegría  y con un corazón repleto. Doy gracias a Dios por poner su mirada en mí, por llamarme a formar parte de la Familia Paulina.

 

 

Santificar la lengua

Chismes

En este mes de julio te proponemos  esta hermosa meditación del beato Santiago Alberione “santificar la lengua”

¿Cómo usar bien el don que Dios nos dio?  El padre Alberione nos dice: Consideremos el don de la lengua como órgano de la palabra. ¡Qué pena sentimos cuando encontramos un mudo que no puede expresarse libremente, no puede comunicar sus pensamientos íntimos con facilidad como nosotros! Nacer mudos es una gran desgracia; pero es aún mayor, para ciertos blasfemos, haber recibido el don de la lengua, por cuanto la usan mal; aquí está justamente la desgracia, no ya en haber recibido la lengua.

Nosotros queremos usarla bien. Y en seguida vamos a usarla aún mejor, cantando el «Alabad a María, oh lenguas fieles». Por medio de la lengua le han venido a la humanidad infinitos bienes. «Verbo Dómini coeli firmati sunt», por la palabra de Dios se hicieron los cielos [cf. Zac 12,1]. Consideremos la predicación de Jesús, quien fue de aldea en aldea, de ciudad en ciudad, anunciando la palabra de la paz y de la verdad. Pensemos en la predicación de tantos sacerdotes, que no cesan nunca de exhortar, de anunciar, de sugerir buenos consejos. La lengua usada bien es un grandísimo beneficio, un gran don para la humanidad.

 Te exhortamos en este mes a proferir palabras amorosas y buenas para todas las personas a tu alrededor.

 

San Pablo

san-pedro-3

Hoy 29 de junio celebramos el martirio de San Pedro y San Pablo

La Fiesta de San Pedro y San Pablo, es solemnidad conjunta, es la conmemoración del martirio en Roma de los apóstoles Simón Pedro y Pablo de Tarso, celebrada el 29 de junio. Es una de las mayores celebraciones religiosas para los cristianos. La tradición cristiana siempre ha considerado inseparables a San Pedro y a San Pablo, ya que juntos representarían todo el Evangelio de Cristo. Esta celebración recuerda que San Pedro fue elegido por Cristo y le dijo: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. Por otro lado, San Pablo es considerado como la “columna del edificio de la Iglesia” ya que pasó  su vida predicando el Evangelio sin descanso a las naciones ubicadas en el mediterráneo, predicando el evangelio a los paganos.

 

 

Día a día con San Pablo

descarga (7)

  • La buena batalla

II Timoteo 4:6-8,18

Porque yo estoy a punto de ser derramado en libación y el momento de mi partida es inminente. He competido en la noble competición, he llegado a la meta en la carrera, he conservado la fe.

Y desde ahora me aguarda la corona de la justicia que aquel Día me entregará el Señor, el justo Juez; y no solamente a mí, sino también a todos los que hayan esperado con amor su Manifestación.

El Señor me librará de toda obra mala y me salvará guardándome para su Reino celestial. A él la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Día a día con San Pablo

images (7)

  • La Palabra de Dios

2Tm 3,14-17

Tú, en cambio, persevera en lo que aprendiste y en lo que creíste, teniendo presente de quiénes lo aprendiste y que desde niño conoces las Sagradas Letras, que pueden darte la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús, así el hombre de Dios se encuentra perfecto y preparado para toda obra buena.