¿Queremos ser verdaderas discípulas de Jesús? 

Si queremos ser verdaderas discípulas de Jesús, tratemos de seguir sus pasos. Recordemos que las palabras humildes y dulces, en respuesta a las groserías y rechazos, son semilla que germinará y producirá mucho bien. Cuando  más humilde y sincera seas , el Señor te dará más luces.  Sé siempre alegre, has siempre el bien,  si alguien te reprocha algo, escucharlo con atención  no te defiendas, examina té.  En todas las cosas, debemos buscar siempre la voluntad de Dios y permanecer serenas y tranquilas. (Tecla Merlo)

Anuncios