103 Años al servicio del Evangelio

15 de junio de 1915 fundación de las Hijas De San Pablo.

El Beato Santiago Alberione fundador de a las Hijas de San Pablo decía: “están fundadas sobre la Hostia llámense siempre Paulinas: Jesús atrajo a Pablo, Pablo injertado en Cristo produjo mucho fruto, en la visita eucarística encontraran ánimo, gozo y el camino para llegar a las personas”.

Las Hermanas Paulinas somos mujeres consagradas llamadas y enviadas por Cristo y su Iglesia a anunciar su palabra con todos los medios de comunicación social.

¡Ven con nosotras a vivir la aventura de llevar a todos la Palabra de Dios!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Dar amor

09

“Lleven el amor a muchas personas que lo esperan”

La idea fuerza que siempre debe animar  a las hijas de San Pablo son las personas, todas deben sentir el apremio, preocuparse por acercar a las personas a la vedad, llevarlas a Cristo. ¿Cuántas personas no escuchan nunca una buena palabra; no escuchan hablar de Dios…? ¿Quién las debe llevar a Dios, sino nosotras que hemos recibido tantas gracias del Señor y tenemos en las manos medios eficacísimos de apostolado? Tecla Merlo.

Mujeres asociadas al ministerio sacerdotal.

cropped-cropped-cabecera-21.jpg

Mujeres asociadas al ministerio sacerdotal.

Las hijas de San Pablo somos mujeres asociadas al ministerio sacerdotal, ya que fuimos dotadas del don de la Palabra y la  misión de darla a todos. La Iglesia es Maestra, san Pablo afirma, “Cristo  no me mandó a bautizar, sino a dar la Buena Noticia,” a proclamar la Fe, a sembrar y no a cosechar. Nuestros libros, tarjetas, CD, DVD, son la buena semilla que se esparce, semillas de fe, que dan luz a las mentes, “primero es necesario que tú creas, para con la fe veas a Dios”. Dejar sin uso el mayor don concedido al hombre es sepultar el don de Dios;  ningún pecado es posible si no se lo cultiva primero en la mente.

¿Cómo puedo descubrir mi vocación?

 

 

  1. suici_adoelcencia_caricatura¿Cómo puedo descubrir mi vocación?
  • La vocación no es algo evidente como una luz cegadora. No puedes pretender una seguridad absoluta, la vocación es como una aventura, algo que lleva riesgo.
  • La vocación es como un enamoramiento, donde todas las cosas que te rodean, que vives, que ves, que sientes son interpretadas desde el Amor, sólo Dios y sus signos serán tu única seguridad.
  • Dios te llama por medio de las urgencias del mundo, de esas necesidades que el hombre de hoy tiene. Entonces tendrás que salir de tus propios intereses para buscar los intereses de Dios.
  • La vocación en tu vida será poner en juego todo lo que tienes y lo que eres, no se puede restringir a “tiempos libres”; La vocación implica toda tu persona.
  • Como conclusión, para descubrir tu vocación, es necesario iniciar un camino donde te sensibilizarás ante el llamado de Dios, es decir, escucharás su voz y después responderás.

Misión de las Hermanas Paulinas

images (2)

 

Cumplimos la misión en nombre de la Iglesia  haciendo nuestro el anhelo de san Pablo: ” Si predico el Evangelio, no tengo de que gloriarme, es mi obligación. ¡ Ay de mi si no evangelizara!

Proclamamos el Evangelio  con el ímpetu de nuestra fe  y el testimonio de la consagración vivida en comunidades fraternas, en el anuncio asumimos  la actitud oblativa de María, como nuestro padre San Pablo nos hacemos, todos para todos,  con la capacidad de promover  lo que hay de bueno en cada persona, pueblo, cultura.

Jesús Maestro es el camino, verdad y vida, constituye el contenido del mensaje que anunciamos, hacemos a todas las personas la CARIDAD DE LA VERDAD,  dar a todos la verdad que Salva.  Nuestro servicio a la Palabra exige que seamos anunciadoras fieles  de la verdad. Para anunciar el Evangelio usamos todos los medios de Comunicación, nuestros destinatarios son todas las personas,  los pobres necesitados  de la luz del evangelio, y principalmente  aquellas personas que ejercen influencia en la opinión Publica.

¿Quien es ese pobre para nosotras?  Las Hijas de san Pablo no hacemos distinción de clases, todos necesitamos de Jesús de su Palabra,  nos movemos en todos los medios sociales como lo hizo San Pablo.  Anunciando el evangelio por las villas, Barrios,  escuelas, universidades, no hay limites para la evangelización.

Trabajamos con y para la iglesia  porque formamos  un solo cuerpo para la gloria de Dios.